P R E S E N T A C I Ó N    P o e s í a (de Carlos León Liquete)    SOBRE (y contra) EL ARTE     P O e S í A v I S u A L     J e s ú s B u e n o    de N A D I E (Punk)    COLABORACIONES - Amigos    Actualidad    c o n t a c t o   

La PÁGINA de
N A D I E
Inger Christensen, la principal poetisa de Escandinavia




Se publica ALFABETO en castellano... por fin el público hispanohablante puede conocer y disfrutar de Inger.

El libro Alfabeto supone la primera incursión en nuestro ámbito lingüístico de la escritora danesa Inger Christensen (Vejle, 1935, Copenhague, 2009). Hasta su fallecimiento alentó una escritura en géneros diversos como la poesía, novela, obras dramáticas y trabajos ensayísticos; por su quehacer consiguió amplio reconocimiento hasta ser considerada parte central del núcleo creador escandinavo. La versión de Alfabeto al castellano por Francisco J. Uriz, experto traductor de literatura nórdica, supone una gratificante experiencia para desvelar algunas claves estéticas de la académica danesa, quien figuró varias veces entre los posibles candidatos al Nobel de Literatura, tras conseguir el Premio Europeo de poesía en 1995.

Alfabeto2

Editado en 1981 en danés y presentado ahora en versión bilingüe, Alfabeto sorprende de inmediato al lector por su distribución orgánica. Las estrofas crecen a partir de la secuencia numérica de Fibonaci, en la que el siguiente poema está formado por la suma de versos de los dos anteriores; de este modo los fragmentos versales van incrementando su longitud en un pautado avance escritural que busca en la repetición de versos e ideas una cadencia versicular, un eco de letanía. El primer poema es un enunciado mínimo sobre el sustantivo albaricoque, así arranca un conjunto de poemas que se inicia con la letra “a”, como si pronunciase los elementos de un alfabeto, el que se van entrelazando realidades concretas. Tal aseveración se expande a otros componentes materiales, como si el entrelazado de formas, sensaciones y conceptos aglutinara un caos existencial y primigenio. Así se va construyendo el retrato del hablante lírico frente a lo externo, un particular estar que acumula en el discurrir de lo temporal certezas y descubrimientos. El acontecer sedimenta planos y estratos que se convierten en puntos de referencia, en presencias de alteridad.

De este modo, el poema adquiere el entrelazado de un canto, sugestivo y penetrante, en el que las percepciones sensoriales conviven con las reflexiones que aporta el pensamiento. La vida es un cauce continuo en el que nada permanece inmutable. Lo que existe está sometido a un indeclinable tránsito de ciclos y estaciones.

Derramado e imaginativo, Alfabeto es un largo poema fragmentado, que hace de la percepción sustrato nutricio de la palabra. Las cosas están ahí y en su azaroso estar son el mejor reflejo de nuestra existencia. Su roce zarandea el pensamiento y la conciencia; moldea la mirada de quien percibe y regula los movimientos de su espíritu.

La obra Alfabeto permite recorrer un tramo de la senda literaria de Inger Christensen, en cuyo discurrir hallamos una exaltación del entorno material que celebra los puentes vivenciales entre el sujeto y las cosas; también una mirada social que desde la voz comprometida resalta esas sombras disgregadoras que señalan límites y oquedades, esos hilos de musgo del ser disgregado.

El libro acredita el rincón iluminado de una voz, desconocida todavía en nuestra biblioteca, cuya cotidiana franqueza propone un sosegado diálogo, una apertura al conocimiento. No queda sino darle una cordial bienvenida.

- See more at: http://www.sextopiso.es/7467-alfabeto-de-inger-christensen/#sthash.J7CZzPg7.dpuf


INGER CHRISTENSEN. ALFABETO.

Fuente: http://www.sextopiso.es/7467-alfabeto-de-inger-christensen/


 
Alfabeto
Inger Christensen
Traducción de Francisco J. Uriz
Sexto Piso, Madrid, 2014

MATERIA
 
   El libro Alfabeto supone la primera incursión en nuestro ámbito lingüístico de la escritora danesa Inger Christensen (Vejle, 1935, Copenhague, 2009). Hasta su fallecimiento alentó una escritura en géneros diversos como la poesía, novela, obras dramáticas y trabajos ensayísticos; por su quehacer consiguió amplio reconocimiento hasta ser considerada parte central del núcleo creador escandinavo. La versión de Alfabeto al castellano por Francisco J. Uriz, experto traductor de literatura nórdica, supone una gratificante experiencia para desvelar algunas claves estéticas de la académica danesa, quien figuró varias veces entre los posibles candidatos al Nobel de Literatura, tras conseguir el Premio Europeo de poesía en 1995.
  Editado en 1981 en danés y presentado ahora en versión bilingüe, Alfabeto sorprende de inmediato al lector por su distribución orgánica. Las estrofas crecen a partir de la secuencia numérica de Fibonaci, en la que el siguiente poema está formado por la suma de versos de los dos anteriores; de este modo los fragmentos versales van incrementando su longitud en un pautado avance escritural que busca en la repetición de versos e ideas una cadencia versicular, un eco de letanía. El primer poema es un enunciado mínimo sobre el sustantivo albaricoque, así arranca un conjunto de poemas que se inicia con la letra “a”, como si pronunciase los elementos de un alfabeto, el que se van entrelazando realidades concretas. Tal aseveración se expande a otros componentes materiales, como si el entrelazado de formas, sensaciones y conceptos aglutinara un caos existencial y primigenio. Así se va construyendo el retrato del hablante lírico frente a lo externo, un particular estar que acumula en el discurrir de lo temporal certezas y descubrimientos. El acontecer sedimenta planos y estratos que se convierten en puntos de referencia, en presencias de alteridad.
   De este modo, el poema adquiere el entrelazado de un canto, sugestivo y penetrante, en el que las percepciones sensoriales conviven con las reflexiones que aporta el pensamiento. La vida es un cauce continuo en el que nada permanece inmutable. Lo que existe está sometido a un indeclinable tránsito de ciclos y estaciones.
   Derramado e imaginativo, Alfabeto es un largo poema fragmentado, que hace de la percepción sustrato nutricio de la palabra. Las cosas están ahí y en su azaroso estar son el mejor reflejo de nuestra existencia. Su roce zarandea el pensamiento y la conciencia; moldea la mirada de quien percibe y regula los movimientos de su espíritu.
   La obra Alfabeto permite recorrer un tramo de la senda literaria de Inger Christensen, en cuyo discurrir hallamos una exaltación del entorno material que celebra los puentes vivenciales entre el sujeto y las cosas; también una mirada social que desde la voz comprometida resalta esas sombras disgregadoras que señalan límites y oquedades, esos hilos de musgo del ser disgregado.
   El libro acredita el rincón iluminado de una voz, desconocida todavía en nuestra biblioteca, cuya cotidiana franqueza propone un sosegado diálogo, una apertura al conocimiento. No queda sino darle una cordial bienvenida. 

El libro Alfabeto supone la primera incursión en nuestro ámbito lingüístico de la escritora danesa Inger Christensen (Vejle, 1935, Copenhague, 2009). Hasta su fallecimiento alentó una escritura en géneros diversos como la poesía, novela, obras dramáticas y trabajos ensayísticos; por su quehacer consiguió amplio reconocimiento hasta ser considerada parte central del núcleo creador escandinavo. La versión de Alfabeto al castellano por Francisco J. Uriz, experto traductor de literatura nórdica, supone una gratificante experiencia para desvelar algunas claves estéticas de la académica danesa, quien figuró varias veces entre los posibles candidatos al Nobel de Literatura, tras conseguir el Premio Europeo de poesía en 1995.

Alfabeto2

Editado en 1981 en danés y presentado ahora en versión bilingüe, Alfabeto sorprende de inmediato al lector por su distribución orgánica. Las estrofas crecen a partir de la secuencia numérica de Fibonaci, en la que el siguiente poema está formado por la suma de versos de los dos anteriores; de este modo los fragmentos versales van incrementando su longitud en un pautado avance escritural que busca en la repetición de versos e ideas una cadencia versicular, un eco de letanía. El primer poema es un enunciado mínimo sobre el sustantivo albaricoque, así arranca un conjunto de poemas que se inicia con la letra “a”, como si pronunciase los elementos de un alfabeto, el que se van entrelazando realidades concretas. Tal aseveración se expande a otros componentes materiales, como si el entrelazado de formas, sensaciones y conceptos aglutinara un caos existencial y primigenio. Así se va construyendo el retrato del hablante lírico frente a lo externo, un particular estar que acumula en el discurrir de lo temporal certezas y descubrimientos. El acontecer sedimenta planos y estratos que se convierten en puntos de referencia, en presencias de alteridad.

De este modo, el poema adquiere el entrelazado de un canto, sugestivo y penetrante, en el que las percepciones sensoriales conviven con las reflexiones que aporta el pensamiento. La vida es un cauce continuo en el que nada permanece inmutable. Lo que existe está sometido a un indeclinable tránsito de ciclos y estaciones.

Derramado e imaginativo, Alfabeto es un largo poema fragmentado, que hace de la percepción sustrato nutricio de la palabra. Las cosas están ahí y en su azaroso estar son el mejor reflejo de nuestra existencia. Su roce zarandea el pensamiento y la conciencia; moldea la mirada de quien percibe y regula los movimientos de su espíritu.

La obra Alfabeto permite recorrer un tramo de la senda literaria de Inger Christensen, en cuyo discurrir hallamos una exaltación del entorno material que celebra los puentes vivenciales entre el sujeto y las cosas; también una mirada social que desde la voz comprometida resalta esas sombras disgregadoras que señalan límites y oquedades, esos hilos de musgo del ser disgregado.

El libro acredita el rincón iluminado de una voz, desconocida todavía en nuestra biblioteca, cuya cotidiana franqueza propone un sosegado diálogo, una apertura al conocimiento. No queda sino darle una cordial bienvenida.

- See more at: http://www.sextopiso.es/7467-alfabeto-de-inger-christensen/#sthash.J7CZzPg7.dpuf



Inger Christensen murió en 2009. Esta fue una de las necrológicas de aquellos días (El país)

El libro Alfabeto supone la primera incursión en nuestro ámbito lingüístico de la escritora danesa Inger Christensen (Vejle, 1935, Copenhague, 2009). Hasta su fallecimiento alentó una escritura en géneros diversos como la poesía, novela, obras dramáticas y trabajos ensayísticos; por su quehacer consiguió amplio reconocimiento hasta ser considerada parte central del núcleo creador escandinavo. La versión de Alfabeto al castellano por Francisco J. Uriz, experto traductor de literatura nórdica, supone una gratificante experiencia para desvelar algunas claves estéticas de la académica danesa, quien figuró varias veces entre los posibles candidatos al Nobel de Literatura, tras conseguir el Premio Europeo de poesía en 1995.

Alfabeto2

Editado en 1981 en danés y presentado ahora en versión bilingüe, Alfabeto sorprende de inmediato al lector por su distribución orgánica. Las estrofas crecen a partir de la secuencia numérica de Fibonaci, en la que el siguiente poema está formado por la suma de versos de los dos anteriores; de este modo los fragmentos versales van incrementando su longitud en un pautado avance escritural que busca en la repetición de versos e ideas una cadencia versicular, un eco de letanía. El primer poema es un enunciado mínimo sobre el sustantivo albaricoque, así arranca un conjunto de poemas que se inicia con la letra “a”, como si pronunciase los elementos de un alfabeto, el que se van entrelazando realidades concretas. Tal aseveración se expande a otros componentes materiales, como si el entrelazado de formas, sensaciones y conceptos aglutinara un caos existencial y primigenio. Así se va construyendo el retrato del hablante lírico frente a lo externo, un particular estar que acumula en el discurrir de lo temporal certezas y descubrimientos. El acontecer sedimenta planos y estratos que se convierten en puntos de referencia, en presencias de alteridad.

De este modo, el poema adquiere el entrelazado de un canto, sugestivo y penetrante, en el que las percepciones sensoriales conviven con las reflexiones que aporta el pensamiento. La vida es un cauce continuo en el que nada permanece inmutable. Lo que existe está sometido a un indeclinable tránsito de ciclos y estaciones.

Derramado e imaginativo, Alfabeto es un largo poema fragmentado, que hace de la percepción sustrato nutricio de la palabra. Las cosas están ahí y en su azaroso estar son el mejor reflejo de nuestra existencia. Su roce zarandea el pensamiento y la conciencia; moldea la mirada de quien percibe y regula los movimientos de su espíritu.

La obra Alfabeto permite recorrer un tramo de la senda literaria de Inger Christensen, en cuyo discurrir hallamos una exaltación del entorno material que celebra los puentes vivenciales entre el sujeto y las cosas; también una mirada social que desde la voz comprometida resalta esas sombras disgregadoras que señalan límites y oquedades, esos hilos de musgo del ser disgregado.

El libro acredita el rincón iluminado de una voz, desconocida todavía en nuestra biblioteca, cuya cotidiana franqueza propone un sosegado diálogo, una apertura al conocimiento. No queda sino darle una cordial bienvenida.

- See more at: http://www.sextopiso.es/7467-alfabeto-de-inger-christensen/#sthash.J7CZzPg7.dpuf

Cuando se sentaba a leer, con sus movimientos tímidos y su mirada dulce tras las gruesas gafas, nadie se esperaba de esta mujer menuda, de cabellos blancos, una voz tan irresistible que atrapaba enseguida al público con el ritmo cadencioso y la fonética seductora del danés, a pesar de que el público no entendiera ni una palabra del idioma. Así sucedió en una lectura, en 1998, en el Palau de la Música durante el Festival de Poesía de Barcelona, y al disponerse a salir del escenario, se levantó un enorme, estruendoso aplauso.

Inger Christensen no sólo hacía honor al título de principal poetisa de Escandinavia, sino que también era una recitadora extraordinaria. Tal vez porque confiaba todavía en la esencia mágica de la palabra poética. En la poesía de Christensen el lenguaje parece una directa prolongación de la naturaleza, y, al mismo tiempo, cada obra posee una estricta estructura sistemática. Por lo pronto, son las teorías lingüísticas de Noam Chomsky, o un teorema matemático, los que sirven de punto de partida, para enlazar en poemas verdaderamente inmensos, como Det (Esto, 1969), que cuenta en 239 páginas la génesis del lenguaje y del mundo, frases como células crecen formando órganos y organismos. El poeta austriaco Peter Waterhouse dijo una vez que Christensen "hablaba no para que haya progreso, sino para que se produzca unión. Las palabras se tocan entre sí, y entonces también las cosas se tocan entre sí".


En 'Det' cuenta en 239 páginas la génesis del lenguaje y del mundo

Sus composiciones surgen de la cópula necesaria de ritmo, sonido y significado

Tal vez fue en Alemania donde más se la veneraba fuera de su país natal, apreciación que se materializó de nuevo en 2006, con la concesión del Premio Siegfried Unseld. Fue el último de los muchos galardones internacionales que recibió esta profesora de matemáticas en 40 años de intensa actividad literaria en la que no sólo destacó como poetisa. Varios ensayos literarios, obras de teatro y tres novelas dan fe de su versatilidad creativa y de una prodigiosa lucidez. En España quedan por descubrir, aparte de la poesía, sus novelas Perpetuum mobile (1964) y Azorno (1967). Únicamente se tradujo su novela corta La habitación pintada, una pequeña joya literaria. Publicada por Ediciones del Bronce en 1999, mezcla una historia amorosa con una intriga cortesana, ubicada en el palacio ducal de Mantua, en los años en los que Andrea Mantegna pinta la famosa Camara degli sposi.

Nacida en 1935, en un pueblo de Jutlandia, desde sus inicios Christensen se revela como una poetisa originaria. Sus composiciones surgen de la cópula necesaria de ritmo, sonido y significado. Hablan de los enigmas recónditos de la creación y de los gozos de la existencia humana, en un grandioso afán de inventar el mundo y buscar el paraíso en él. Aunque en sus primeros poemarios, Lys (Luz, 1962) y Graes (Hierba, 1963), todavía se debate la angustia del individuo aislado ante el vacío existencial con el proceso de conocimiento, en sus grandes composiciones épicas Det y, sobre todo, Alfabet (1981) emprende Christensen el viaje hacia el espacio paradisiaco perdido que, en definitiva, es "el espacio paradisiaco del lenguaje, donde poeta y lenguaje se funden en unión", como afirma en un ensayo sobre La fuerza ordenadora del azar.

"Los alfabetos existen / la lluvia de los alfabetos / la lluvia que cae con fuerza / la gracia la luz // los intersticios y las formas / de las estrellas de las piedras // el curso de los ríos / y los movimientos del alma // el rastro de los animales / sus calles y sus caminos // la construcción de los nidos / consuelo del hombre...". Y así va siguiendo Christensen en Alfabet con fabulosa seguridad el ritmo del lenguaje, nombrando el aleph borgiano del mundo. El 2 de enero se fue la buscadora de paraísos. Nos ha dejado el consuelo de su magnífico universo literario.


  Actualidad
inACTUALIDAD cotidiana (polítika, arte y poesía)
Archivo (de vida cotidiana)
EVENTOS de la in-Actualidad poética y cultural
Memoria de publicaciones
 
  inACTUALIDAD cotidiana (polítika, arte y poesía)
El placer de la revolución, por Ken Knabb
Presentación del DIARIO DE LOS ASESINOS
Palabras por el Centenario de Platero y yo (1ª edición)
Inger Christensen, la principal poetisa de Escandinavia
El verano de 2014 recoge la última cosecha de muertos de la 'avantgarde': Tommy Ramone / Néstor Baterretxea
La abolición del trabajo (Bob Black)
Canción para la PAH de la Fundación Robo
Traficantes de Sueños cierra....‏
Proyecto de Arte Postal contra la trata de mujeres
Guy Debord film online

    
INICIO MAPA

NADA vale NADA. Es un regalo - 2018 PAGINA DE NADIE  
Email: alambrenlacintura@hotmail.com