P R E S E N T A C I Ó N    P o e s í a (de Carlos León Liquete)    SOBRE (y contra) EL ARTE     P O e S í A v I S u A L     J e s ú s B u e n o    de N A D I E (Punk)    COLABORACIONES - Amigos    Actualidad    c o n t a c t o   

La PÁGINA de
N A D I E
De Óscar de Abajo Sanz



Marry me, in an electric chapel




Los neones que dibujan la ciudad se convierten cada noche en un bosque salvaje donde pierdo la consciencia entre sales de baño y humo aliñado. En cada esquina, transparentes y traicioneras, me aguarda una desagradable sorpresa vestida al modo cross-dressed que siempre usa la noche. La estroboscópica caricia de la luna nueva no sabe cómo encontrar el norte de su rosa en esta noche estrellada de cristal y acero. Mientras, mis dos pies me llevan en volandas por un cinturón negro, tan apretado, que ahoga la ciudad sin piedad alguna.

Stress… ese es mi nombre.

Necesito estos parpadeos en moto cada vez más a menudo. Seguramente, sean la única manera de purgar el odio que ahora siento hacia ti. Hacia ese olor que aún perdura en mis sabanas, en mis frías noches.

La vida pesa cada vez más. Los recuerdos, esas pequeñas postales que me hablan de lo que sentías por mí, necrosan mi alma célula a célula. Apenas si puedo respirar. Escasamente puedo ya pensar.

Estoy perdiendo el pulso que me llevó a sentir que eras mi alma gemela. Miles de vías bifurcadas ahogan mi mente en alcohol y drogas en una espiral de destrucción y pensamientos suicidas. Tu sonrisa se pierde en la bruma del olvido.
Un pinchazo en el corazón cierra en falso los pulmones. El miedo se cuela por las puntas de mis fríos dedos. Miles de agujas taladran mis pensamientos dejando que millaradas de rayos de luz zigzagueen destruyendo mi consciencia a su paso. Esa consciencia que pataleaba cosida con dos puntos de sutura a mi corazón. Dos pequeños puntos de apoyo zurcidos por mis torpes manos cuando te fuiste. Tan pequeños, que nunca supieron como volver a mover mi mundo de nuevo.

Las esquinas amenazan otra vez con cortar mi futuro en dos si no te dejo ir… y no quiero… No debo, ceder a su chantaje.

Casi no puedo respirar. Cada bocanada es una lucha condenada, de antemano, a perderse. No sé ni cómo pensar. Tus recuerdos cortaron el hilo de oro que me mantenía fuera del alcance de las Moiras. Con un pie en lo real y el otro en un mundo más que onírico. Solo quiero gritar. El dolor, no deja de acosarme día y noche.

Mis manos tiemblan sin control. Mi piel, se tensa como el tambor de guerra que marca el pulso de mi corazón. Mis pensamientos, nacen y mueren sin haber vivido. Mis sentimientos por ti, son pura bruma de olvido. Mis cimientos, son de arena y aire. Olvidé, si alguna vez lo supe, como plantarle cara a la fuerza que lleva a la manzana hasta el final de su tortuoso camino.

Puede, y solo puede, que tu recuerdo me esté ahogando en un mar de sabor amargo.

Mientras tanto, camino sin rumbo bajando de la montaña al mar para después subir del mar a la montaña. Escalando hasta esas cimas que ya no me dejan dar dos pasos seguidos. Y… por mucho que lo intento, no soy capaz de encontrar la iglesia donde debía casarme contigo aquella fatídica noche en la que no apareciste.

Creo, que no acudiste a la cita por si yo aparecía. Y que yo me he vuelto a perder en esos pensamientos locos que me dominan desde que te fuiste.


La loca caja de Pandora
  COLABORACIONES - Amigos
POESÍA ANÓNIMA - CONTRA EL AUTOR
POETAS AMIGOS
COLABORACIÓN (fotografía, imágenes, poesía visual)
EN BREVE
 
  EN BREVE
De Puessol Nöel
De Curro Rodríguez
De R@S
De Javier Albillo
De Óscar de Abajo Sanz

    
INICIO MAPA

NADA vale NADA. Es un regalo - 2018 PAGINA DE NADIE  
Email: alambrenlacintura@hotmail.com